Banco de Datos Genético de la Ciudad de Buenos Aires

E-mail Imprimir

Ver Proyecto de Ley

El “Banco Nacional de Datos Genéticos” (BNDG), creado mediante ley 23.511 en 1987, implicó dar una respuesta adecuada a los problemas que en materia de filiación se habían suscitado a raíz de la desaparición de personas entre 1974 y 1983. Este Banco se convirtió en un organismo eminentemente técnico y científico y se abrió camino alcanzando un nivel de excelencia reconocido en el mundo y dando respuestas al derecho a la identidad de las personas sin exclusiones, más allá de su consigna.

Si bien hasta la fecha el Banco Nacional de Datos Genéticos cumple con excelencia sus funciones en la orbita del Servicio de Inmunología del Hospital Carlos H. Durand, el Congreso de la Nación mediante un proyecto de ley del Diputado Remo Carlotto, pretende desnaturalizar sus funciones y vaciarlo de contenido, creando el Instituto Nacional de Datos Genéticos, instituto limita su competencia exclusivamente a causas relacionadas con el terrorismo de estado entre los años 1974 y 1983 ( proyecto de Ley N° 5899-D-2006).

La Constitución de la Ciudad, en su articulo 12º consagra y garantiza el derecho a la identidad de las personas, y debe facilitarse la búsqueda e identificación de aquellos a quienes les hubiera sido suprimida o alterada su identidad. Asegura el funcionamiento de organismos estatales que realicen pruebas inmunogenéticas para determinar la filiación y de los encargados de resguardar dicha información. La Ciudad debe asumir y cumplir con ese mandato.

En el convencimiento de que la Ciudad tiene los medios y recursos para realizarlo es que presento un proyecto, para crear el Banco de Datos Genéticos de la Ciudad de Buenos Aires. Teniendo en cuenta la inclusión lisa y llana de todas las personas

El Hospital Durand es una institución altamente capacitada y el centro más experimentado de la Ciudad para llevar a cabo los estudios que requiere el Banco de Datos Genéticos de la Ciudad. Los estudios que entre otros se realizan en este sentido son: los de compatibilidad previos a la realización de transplantes, los datos genéticos obtenidos a partir del ADN extraído de restos cadavéricos mediante la exhumación de los mismos en causas judiciales sin vinculación con desaparición forzada de personas y/o supresión de estado civil, los datos genéticos de personas que han asistido al Banco por causas judiciales civiles o criminales; presentación anticipada de un juicio de filiación común o particular; la intención de dejar su muestra de ADN en resguardo de su patrón genético.

Las muestras hemáticas depositadas en el Hospital Durand a la fecha son cerca de 11.300, de las cuales, poco más de 3.500 corresponderían a víctimas de supresión de estado civil y desaparición forzada de personas entre 1974 y 1983. El resto son los datos genéticos obtenidos a partir del ADN extraído de restos cadavéricos mediante la exhumación de los mismos en causas judiciales sin vinculación con desaparición forzada y/o supresión de estado civil; los datos genéticos de personas que han asistido al Banco por causas judiciales civiles o criminales, presentación anticipada de un juicio de filiación común o particular y aquellos cuya intención ha sido la de dejar su muestra de ADN en resguardo de su patrón genético

A fin de resguardar tanto los bienes y datos registrados en dicho Hospital en las disposiciones especiales, el artículo 10°, prescribe la intangibilidad de los mismos por tratarse de una información altamente sensible.

A fin de superar las críticas que ha tenido la reglamentación de la ley 23.511 se establece la gratuidad de servicios para las personas físicas, sin ninguna distinción. (Articulo 9°).

Más información sobre este proyecto (CEDOM)

Proyecto de Ley
Banco de Datos Genéticos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Artículo 1°: Creación y objeto. Se crea el Banco de Datos Genéticos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con el propósito de obtener y almacenar información genética que permita y/o facilite:

  1. La determinación y esclarecimiento de conflictos relativos a la filiación;
  2. La determinación de perfiles o patrones genéticos a los fines de la identificación de personas.

Para el efectivo cumplimiento de su propósito, el Banco dispone de una plataforma de marcadores genéticos que utiliza de acuerdo a lo que corresponda para el respectivo estudio de filiación y/o perfil genético que le sea requerido. El Banco funciona en el Hospital Carlos A. Durand, dependiente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Artículo 2°: Funciones. Son funciones del Banco de Datos Genéticos:

  1. Organizar, poner en funcionamiento y custodiar un archivo de datos genéticos, con el fin establecido en el artículo 1º;
  2. Producir informes y dictámenes técnicos y realizar pericias genéticas a requerimiento judicial;
  3. Realizar y promover estudios e investigaciones relativas a su objeto.

Artículo 3°: Inclusión y depósito de datos. Archivo.

  1. Residentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Las personas residentes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que presuman que su identidad o la de un familiar consanguíneo ha sido suprimida o alterada, cualquiera sea su causa pueden depositar sus muestras biológicas en el Banco de Datos Genéticos de la Ciudad de Buenos Aires. Igual posibilidad asiste a quienes quieran acceder a los servicios del Banco en resguardo de su patrón genético.
  2. Residentes en otra jurisdicción del país: Las personas que residan en otra jurisdicción del país que deseen registrar sus datos, y no estén en condiciones de acudir personalmente al Banco, las instituciones públicas del sistema de salud nacional o provincial, son las encargadas de la extracción de muestras de sangre y de certificar la identidad.
  3. Residentes en el exterior. En los casos de las personas de nacionalidad argentina,  que residan en el exterior del país y que deseen registrar sus datos, y no estén en condiciones de acudir personalmente al Banco, corresponde a quien ejerza la titularidad de la Representación Argentina presenciar la extracción de sangre, acreditar la identidad de cada persona donante y enviar el material biológico.

Los resultados de los estudios de las muestras obtenidas tanto en la Ciudad como en extraña jurisdicción serán archivados en el Banco para su correspondiente registro y comparación.

Artículo 4°: Acreditación de identidad. La acreditación de identidad de las personas que realicen las pruebas biológicas conforme con las prescripciones de la presente ley, consiste en la documentación personal, la toma de impresiones digitales y de fotografías. Todas estas serán agregadas al respectivo archivo del Banco.

Artículo 5°: Del registro y la reserva. Los registros y asientos del Banco se conservan de modo inviolable y en tales condiciones hacen plena fe de sus constancias.

El BANCO proporciona exclusivamente los resultados de sus análisis, según el caso e interpretándose en forma restrictiva:

  1. A la persona donante de la muestra;
  2. A la persona autorizada por el donante;
  3. A quien se presentara como destinatario de la finalidad establecida por el donante y acreditara verosimilitud del vínculo biológico alegado;

A requerimiento judicial en causa determinada.

Artículo 6°: Centralización y custodia muestras biológicas. El Banco centraliza los estudios y análisis de las muestras biológicas de las personas donantes.

En igual sentido y considerando la posible necesidad de realizar estudios adicionales, es deber del Banco conservar de modo inviolable y garantizando la debida reserva:

  1. Las muestras de sangre extraídas;
  2. Lo requerido para la acreditación de identidad;
  3. Las muestras o evidencias no convencionales sometidas a su ámbito de peritaje.

Artículo 7°: Estudios y análisis. Cuando sea requerida la intervención del Banco para conservar datos genéticos o determinar o esclarecer una filiación, se practicarán los estudios de polimorfismos de ADN ubicados en regiones no codificantes del Genoma nuclear (cromosomas autosómicos y sexuales) y Genoma mitocondrial, incluidos los siguientes:

  1. Marcadores polimórficos microsatelitales (STRs);
  2. Marcadores polimórficos minimicrosatélites (mini STRs);
  3. Marcadores polimórficos de nucleótido único (SNPs);
  4. Secuenciación automatizada.

Asimismo, el BANCO queda obligado a la inclusión y práctica de nuevos estudios que, en el ámbito de la genética forense, hayan superado la etapa de prueba científica y estén comprendidos por los Instrumentos de la UNESCO.

Los marcadores utilizados deben ser avalados internacionalmente y utilizados en los controles de calidad por las distintas sociedades de genética forense reconocidos oficialmente.

Para aquellos casos en que se necesite comparar datos con los estudiados en otros servicios, el Banco de Datos Genéticos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires debe definir las condiciones en que se realicen estos estudios y exigir que el/los laboratorios que participen se sometan a estas normativas.

Artículo 8°: Funcionamiento y dirección. El funcionamiento del BANCO se limita al campo científico-técnico y queda a cargo de un Director, quien es designado por concurso de oposición con acreditación de especialidad y antecedentes y tiene bajo su responsabilidad el ejercicio de las siguientes funciones:

  1. Centralizar, organizar, coordinar y supervisar las actividades científicas y técnicas propias del funcionamiento del BANCO;
  2. Fijar las pautas y políticas científicas y técnicas necesarias para el desarrollo del funcionamiento del BANCO, de acuerdo a lo determinado por la ley;
  3. Preparar el presupuesto y cálculo de recursos del BANCO y proponerlo para la aprobación del órgano de aplicación;
  4. Dictar las normas necesarias para garantizar la corrección y veracidad de los estudios y habilitar a los funcionarios responsables de las áreas de identificación de personas, de extracción, de genética molecular, de conservación de muestras y de registro para que den fe de los actos que les correspondan, bajo pena de nulidad.

Artículo 9°: Gratuidad de servicios. Los servicios del Banco y la provisión de reactivos e insumos fungibles son de carácter gratuito para las personas físicas, no siendo así para las instituciones públicas y/o privadas que requiriesen la realización de los respectivos estudios.

 

Disposiciones Especiales

Artículo 10°: Intangibilidad: Se establece la intangibilidad de la totalidad de los bienes existentes y que se incorporen y de los datos registrados o que se registren al momento de la sanción de la presente ley, en el Servicio de Inmunología del “Hospital Carlos H. Durand”, dependiente del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, comprendidos en la Ley de la Nación 23.511, su decreto reglamentario 700/89, y su convenio anexo.

Artículo 11°: Extensión. La intangibilidad establecida en el artículo 10 rige ante cualquier normativa y refiere a la totalidad de:

  1. Muestras de ADN y sus respectivos datos genéticos;
  2. Muestras o evidencias no convencionales sometidas a su ámbito de peritaje;
  3. Restos cadavéricos;
  4. Documentación requerida para la acreditación de identidad de las personas donantes;
  5. Base de datos;
  6. Aparatología y demás bienes materiales.

 

Disposiciones Finales

Artículo 12°: Convenio de Cooperación y Coordinación: La Ciudad Autónoma de Buenos Aires celebrará un convenio de cooperación y coordinación con el Gobierno Nacional (Federal) a fin de dar una oportuna y eficiente respuesta a los requerimientos de filiación de personas desaparecidas entre los años 1974 y 1983.

Articulo 13° Convenios con autoridades de extraña jurisdicción: La Ciudad Autónoma de Buenos Aires, respecto de las situaciones previstas en el articulo 3°, incisos b) y c), a través de sus representantes, firmará los convenios respectivos.

Artículo 14°: Convenio de Compensación: La Ciudad Autónoma de Buenos Aires celebrará un convenio de compensación respecto de los bienes del Servicio de Inmunología del “Hospital Carlos H. Durand”, dependiente del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con los que hubiera contribuido el Gobierno Nacional (Federal).

Articulo 15: Comuníquese.

 

Fundamentos

Sr. Presidente:

El “Banco Nacional de Datos Genéticos” (BNDG), creado mediante ley 23.511 en 1987, antecedente del Banco de de Datos Genéticos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que se propicia, implicó dar una respuesta adecuada a los problemas que en materia de filiación se había suscitado a raíz de la desaparición de personas durante último proceso militar.

Este Banco se convirtió en un organismo eminentemente técnico y científico dotado de independencia funcional dentro de la órbita médica y pericial y se abrió camino alcanzando un nivel de excelencia reconocido en el mundo y dando respuestas al derecho a la identidad de las personas sin exclusiones, más allá de su consigna.

Si bien hasta la fecha el Banco Nacional de Datos Genéticos cumple con excelencia sus funciones en la orbita del Servicio de Inmunología del Hospital Carlos H. Durand, en el Congreso de la Nación mediante un proyecto de ley se pretende desnaturalizar sus funciones y vaciarlo de contenido y lo que es más grave aún, limitar derechos humanos, creando el Instituto Nacional de Datos Genéticos – INDG- (para el Esclarecimiento de Delitos de Lesa Humanidad), ya que dicho instituto limita su competencia exclusivamente a causas relacionadas con el terrorismo de estado entre los años 1974 y 1983 (art. 1° inciso a) del proyecto de Ley N°5899-D-2006).

Hay victimas de supresión de su identidad por innumerables causas y que el Estado debe atender. Así, el ministro de salud y desarrollo social de la Provincia de Santiago del Estero, Juan Carlos Smith dijo que el 52 % de los niños nacidos en esa provincia no son registrados. Hay que aprender e intentar remediar el pasado, para prever y solucionar los problemas del presente y del futuro.

Los derechos humanos son inherentes a la persona y su respeto y garantía trascienden cualquier circunstancia, incluida la condición política o jurídica del país. Este principio absoluto de igualdad debe estar presente a la hora de promoverlos y garantizarlos, y se reflejan en la totalidad de los Instrumentos Internacionales y Regionales de los que la Ciudad forma parte. Dichos instrumentos y tratados son tan numerosos que citaremos sólo algunos a modo de ejemplo.

Así, La Carta Internacional de Derechos Humanos de Naciones Unidas, declaración adoptada y proclamada el 10 de diciembre de 1948, inmediatamente después del horror del nazismo y la Segunda Guerra Mundial. En el criterio de sostener el concepto de universalidad de los derechos humanos, en el último párrafo del Preámbulo de “La Carta” se proclama a esa “Declaración Universal de Derechos Humanos” como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos…”

Con igual criterio, en el artículo 1° de la Declaración Universal de Derechos Humanos se establece que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos…”  y es contundente cuando en el artículo 2°, inciso 2 dice “Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía”.

Asimismo y con motivo de conmemorar el vigésimo aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Asamblea General convocó a una Conferencia Internacional de Derechos Humanos a la que asistieron delegaciones de 84 estados. Esta Conferencia, reunida en Teherán, destacó en su Proclamación que la Declaración Universal es de cumplimiento obligatorio para todos los estados y reiteró la concepción de “los derechos iguales e inalienables para todos los miembros de la familia humana”.

Veinticinco años después, en conmemoración del 45 aniversario de la Declaración Universal, se celebra en Viena la Conferencia Mundial de Derechos Humanos. Esta Conferencia y su resultado, la “Declaración y Programa de Acción de Viena” se consideran “la culminación de un largo proceso y, a la vez, el punto de partida de una nueva aventura a favor de los derechos humanos” (Boutros Boutros-Ghali, discurso sesión de apertura).

En la Declaración y Programa de Acción de Viena se reafirman los principios relativos a los derechos humanos que constituyen el fundamento mismo de las Naciones Unidas, “…en particular la universalidad, objetividad, no selectividad, interdependencia e igualdad de esos derechos”. En referencia a esto y reafirmando también la dignidad y el valor inherentes a la persona humana, Boutros Boutros-Ghali recuerda que “Las Naciones Unidas sólo pueden perseguir con decisión sus objetivos en materia de derechos humanos si los estados miembros contribuyen a sus esfuerzos y no los obstaculizan”.

No hay derechos humanos limitados. Su riqueza radica precisamente en su universalidad. En los últimos años, la ley 23.511 ha sido cuestionada por su carácter discriminatorio ya que (siempre en referencia al derecho a la identidad) la gratuidad de los estudios realizados sólo se da para los supuestos de hijos de personas desaparecidas. Esta diferencia no surge del articulado de la ley sino del decreto reglamentario que limita a un sector la provisión gratuita de los reactivos. Con el fin de avanzar en un criterio de igualdad tal como lo imponen los distintos Instrumentos Internacionales y Regionales (algunos plasmados en nuestra normativa), este proyecto pretende reconocer la garantía del derecho a la identidad de todas las personas a fin de avanzar en la Convención de los Derechos del Niño.

No se debe en lo que hace al derecho a la identidad “jerarquizar” los derechos de las víctimas por sobre los derechos de otras víctimas del delito de sustitución de identidad. Las víctimas siempre son víctimas y los Instrumentos de reconocimiento y garantía de los derechos humanos están en consonancia con este principio de igualdad y universalidad.

Nuestra Constitución de la Ciudad, en su articulo 12º consagra y garantiza el derecho a la identidad de las personas sin ninguna distinción y establece: “La Ciudad garantiza: 1. El derecho a la identidad de las personas. Asegura su identificación en forma inmediata a su nacimiento, con los métodos científicos y administrativos más eficientes y seguros. En ningún caso la indocumentación de la madre es obstáculo para que se identifique al recién nacido. Debe facilitarse la búsqueda e identificación de aquellos a quienes les hubiera sido suprimida o alterada su identidad. Asegura el funcionamiento de organismos estatales que realicen pruebas inmunogenéticas para determinar la filiación y de los encargados de resguardar dicha información”.

            Este derecho es uno de los derechos implícitos del artículo 33º de la Constitución Nacional y que el Constituyente de la Ciudad ha regulado en forma expresa.

            La protección y tutela jurídica de la cláusula constitucional teniendo en cuenta la interpretación literal y el efecto querido por el Constituyente es el siguiente: “tutela el derecho a la identidad en forma inmediata al nacimiento", es decir que desde la sala de partos del establecimiento donde él se produce, o desde que la autoridad sanitaria tiene de ello conocimiento, comenzando a operar la vigencia del derecho tutelado.

            No es solamente un derecho del recién nacido, o de sus representantes legales, sino una obligación de la autoridad sanitaria de hacer efectivo dicho derecho. Como este derecho-obligación debe ser ejercido de inmediato, es obvio que el mismo debe ser efectivizado de oficio por toda autoridad de la Ciudad, incluso por sus tribunales judiciales. 

            Cuando la norma dispone que "debe facilitarse la búsqueda e identificación de aquellos a quienes les hubiera sido suprimida o alterada su identidad", se está refiriendo a todas las personas, no solamente a los niños. También respecto de los adultos sin límite de edad. Pero además la norma establece la obligación de la autoridad local de facilitar la información a quienes lo requieran, sea con motivo de la interposición de un hábeas data, sea con motivo de su propia aplicación.

            Al establecer la norma que "está asegurado el funcionamiento de organismos estatales que realicen pruebas inmuno-genéticas para determinar la filiación", ello significa que estos organismos no pueden dejar de existir en la planta funcional del organigrama de la Ciudad. En el mismo sentido cuando establece que la Ciudad asegura el funcionamiento de "los encargados de resguardar dicha información", se está refiriendo a toda la información que se tenga almacenada en relación con la identidad de las personas. Ello significa que la norma viene a disponer la reserva de dicha información, la cual solamente puede ser abierta o proveída a requerimiento de juez competente    Por lo tanto, resulta del mandato de la Constitución de la Ciudad como se ha explicado, garantizar el derecho a la identidad de las personas que la Ciudad debe asumir y cumplir con ese mandato.

La garantía y derecho enunciado en el artículo 12° inciso 1 de la Constitución de la Ciudad, es de carácter tan primario que no puede admitir restricción y límite alguno.

Ahora bien, debemos recordar que la sanción de la ley que le da vigencia es de 1987; al Banco Nacional de Datos Genéticos, al país y a la Ciudad, concretamente le faltaban varios años por recorrer. Así con la sanción de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires nació la autonomía institucional de la Ciudad como nueva unidad política para integrar el federalismo argentino.

Nuestra Constitución de la Ciudad es paradigma en la protección y ejercicio de los derechos humanos, y con gran claridad organiza en su Libro Primero “Derechos, garantías y políticas especiales” y específicamente su artículo 12 da un mandato explícito a los ciudadanos que se encuentran en mora respecto de dicho mandato constitucional.

En efecto, es preciso dar operatividad a las cláusulas constitucionales mediante el marco normativo adecuado. Las garantías y derechos constitucionales deben tener la regulación apropiada para ser ejercidos.

Desde entonces hasta ahora la Ciudad fue construyendo su autonomía, con gobiernos elegidos por el voto de sus ciudadanos, legislación dictada por sus legisladores y justicia ejercida por sus propios jueces.

Por ello, en cumplimiento del Preámbulo de la Constitución, afirmando y asumiendo la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires es que debemos ir “sin prisas, pero sin pausas”, consumando los mandatos constitucionales.

En ese devenir y en el convencimiento de que la Ciudad tiene los medios y recursos para realizarlo es que debe crear el Banco de Datos Genéticos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y ello, sobre una base distinta a la que originó el Banco Nacional de Datos Genéticos, que es la inclusión lisa y llana de todas las personas.

La Ciudad cuenta con un Hospital que hace tiempo lleva a cabo su tarea, por ello, debe hacerse cargo de su parte en lo que hace a la extensión del derecho a la identidad.

            Actualmente el Banco Nacional de Datos Genéticos funciona en el Servicio de Inmunología del Hospital Carlos H. Durand, dependiente de la Ciudad de Buenos Aires. Los motivos que llevaron a establecer al Hospital Carlos H. Durand como depositario del Banco Nacional de Datos Genéticos fue la gran experiencia que lo avalaba por realizar los distintos estudios de compatibilidad previos a la realización de transplantes.

            El Hospital Durand es una institución altamente capacitada y el centro más experimentado de la Ciudad para llevar a cabo los estudios que requiere el Banco de Datos Genéticos de la Ciudad. Los estudios que entre otros se realizan en este sentido son: los de compatibilidad previos a la realización de transplantes, los datos genéticos obtenidos a partir del ADN extraído de  restos cadavéricos mediante la exhumación de los mismos en causas judiciales sin vinculación con desaparición forzada de personas y/o supresión de estado civil, los datos genéticos de personas que han asistido al Banco por causas judiciales civiles o criminales; presentación anticipada de un juicio de filiación común o particular; la intención de dejar su muestra de ADN en resguardo de su patrón genético.

En cuanto a la aparatología, es la más moderna que existe en el país cuyos costos fueron cubiertos especialmente por la Ciudad de Buenos Aires, sin desconocer las donaciones recibidas desde el exterior y la que realizara la ex-directora del Banco Nacional de Datos Genéticos, Dra. Ana María Di Lonardi.

            En cuanto a las muestras hemáticas, se encuentran depositadas cerca de 11.300, de las cuales, poco más de 3.500 corresponderían a víctimas de supresión de estado civil y desaparición forzada de personas. El resto son los datos genéticos obtenidos a partir del ADN extraído de restos cadavéricos mediante la exhumación de los mismos en causas judiciales sin vinculación con desaparición forzada y/o supresión de estado civil; los datos genéticos de personas que han asistido al Banco por causas judiciales civiles o criminales, presentación anticipada de un juicio de filiación común o particular y aquellos cuya intención ha sido la de dejar su muestra de ADN en resguardo de su patrón genético.

            Por su parte, los trabajadores del Hospital Carlos H. Durand se han especializado en los temas señalados convirtiéndolo en una institución científica reconocida en todo el mundo por su excelencia.

Recogiendo los tratados de Internacionales de Derechos Humanos, y en cumplimiento de lo dispuesto  por el articulo 12° de la Constitución de Ciudad es que se arriba al presente proyecto.

 

El Proyecto:

En su artículo 1° se contempla la creación y el objeto del Banco de Datos Genéticos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a fin obtener y almacenar información genética para facilitar la determinación de la filiación y la identificación de las personas. Esta finalidad es primordial, ya que limita la información a dichos supuestos, impidiendo se emplee el conocimiento obtenido para otros fines. Asimismo se establece que el Banco funcionará en el Hospital Carlos A. Durand, dependiente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que como se ha dicho, tiene los medios y la experiencia necesaria.

En su artículo 2° se establecen las funciones, organizar, poner en funcionamiento y custodiar un archivo de datos genéticos. Dicho archivo queda limitado a los fines de conflictos de filiación e identidad de las personas.

También se establece entre sus funciones la posibilidad de producir informes y dictámenes técnicos y realizar pericias genéticas a requerimiento judicial y realizar y promover estudios e investigaciones relativas a su objeto. En este sentido se prevé la actualización en su faz científica, a fin de que continúe siendo un servicio de excelencia.

El artículo 3° establece quienes y en qué situaciones pueden depositar sus muestras biológicas, indicando de qué forma pueden acceder al servicio tanto residentes de la Ciudad, como personas que se encuentren en extraña jurisdicción y establece la función del archivo de datos.

A fin de que los datos obtenidos tengan un correlato que permitan la individualización del donante se establece en su artículo 4° los medios de acreditación de identidad de las personas que realicen las pruebas biológicas.

El artículo 5° indica que los registros y asientos del Banco deben conservarse de modo inviolable y que de esa forma hacen plena fe de sus constancias, indicando taxativamente a quienes se proporcionará en forma exclusiva los resultados de sus análisis.

Dado que material con que se está tratando es altamente sensible se debe resguardar y preservar al máximo todo lo que a él atañe. En tal sentido, la Declaración Universal sobre el Genoma y Derechos Humanos de la UNESCO del 11 de noviembre de 1997, en el “Titulo Derechos De Las Personas Interesadas” articulo 7°, establece: “Se deberá proteger en las condiciones estipuladas por ley la confidencialidad de los datos genéticos asociados con una persona identificable, conservados o tratados con fines de investigación o cualquier otra finalidad”.

El artículo 6° establece que el Banco centraliza los estudios y análisis de las muestras biológicas de las personas donantes, garantizando la conservación de forma inviolable y la debida reserva, tanto de las muestras de sangre extraídas; lo requerido para la acreditación de identidad como de las muestras o evidencias no convencionales sometidas a su ámbito de peritaje.

También en su artículo 7° se establece el tipo de estudios y análisis que realizará el BANCO y su actualización conforme los avances científicos.

En consonancia con la legislación de la Ciudad se establece que el  funcionamiento y dirección del BANCO será a cargo de un Director, designado por concurso de oposición con acreditación de especialidad y antecedentes, estableciendo las funciones de tal dirección (articulo 8°).

A fin de superar las críticas que ha tenido la reglamentación de la ley 23.511 se establece la gratuidad de servicios para las personas físicas, sin ninguna distinción. (Articulo 9°).

En las disposiciones especiales, el artículo 10° prescribe la intangibilidad de los bienes y datos registrados al momento de la sanción de la presente ley.

Dicha intangibilidad pretende dotar de seguridad jurídica a todos los donantes del Banco Nacional de Datos Genéticos creado por ley 23.511 en consonancia con el artículo 33º de la Constitución Nacional. Los donantes confiaron en una ley que les indicaba que su material biológico estaba a resguardo del Hospital Durand, por tal motivo es imprescindible otorgarles dicha garantía.

          Por el tipo de información de que se trata, altamente sensible, el Estado Nacional no debe alterar las condiciones en que fue entregado dicho material y debe proteger su manipulación y lo pactado explicita e implícitamente entre los donantes y la entidad depositaria, esta intangibilidad implica la prohibición de manipulación, alteración del organismo, creado a quien se le ha hecho entrega de dicho material. Además en muchos casos resulta imposible su reproducción debiendo extremar los recaudos de conservación y de resguardo con respecto a la intimidad de los donantes.

          La extensión de la intangibilidad del artículo 11°, abarca a la totalidad de las muestras de ADN y sus respectivos datos genéticos; las muestras o evidencias no convencionales sometidas a su ámbito de peritaje; los restos cadavéricos; la documentación requerida para la acreditación de identidad de las personas donantes; la Base de datos; y la aparatología y demás bienes materiales.

En las disposiciones finales, se indican tres convenios que la Ciudad podrá suscribir a fin de facilitar los requerimientos del Gobierno Nacional (Federal) por una parte, y con las autoridades de otras jurisdicciones, ya sean del país o del extranjero, para cumplir con el objeto de la presente ley, respecto de personas no residentes en la Ciudad de Buenos Aires.

Y por último y atento a que algunos bienes pudieron ser provistos por el Gobierno Nacional se prevé un convenio de compensación al respecto. Sin perjuicio de resaltar que los costos de la aparatología fueron cubiertos especialmente por la Ciudad de Buenos Aires, de conformidad con lo establecido en el apartado 2 de la cláusula tercera del Convenio celebrado el 28/12/1988 entre la entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires y el Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación.

Por lo expuesto, propiciamos el pronto tratamiento del presente proyecto y su aprobación.

 
 
Dr. MArtín Borrelli
Búsquedas avanzadas
Opinión
Estado policial y portación de armas de fuego
 

Pretendemos vivir en una sociedad organizada donde cada uno de los ciudadanos cumpla las reglas básicas fijadas para poder determinar una convivencia pacifica entre todos. Para ello, el Estado tiene la obligación de fijar deberes impuestos para la vida en comunidad.

Para su cumplimiento es que las sociedades modernas han desarrollado el concepto de Poder de Policía del Estado, el cual la doctrina y jurisprudencia pacifica de nuestros tribunales definieron como la potestad jurídica en virtud de la cual el Estado, con el fin de asegurar la libertad, la convivencia armónica, la seguridad, la moralidad, la salud y el bienestar general de la población, impone por medio de la ley limitaciones al ejercicio de los derechos individuales, a los que no puede alterar, en tanto este poder describe una facultad de esencia legislativa que implica la posibilidad de reglamentar y por ende limitar derechos.

Y, en parte, para hacer efectivo este poder de policía es que el Estado debe organizarse con miembros de Fuerzas de Seguridad que hagan cumplir los preceptos dispuestos por la ley. Todos estos miembros contienen un estado policial.

Este estado policial es indelegable y permanente en cada una de las personas que integran las fuerzas. El concepto de estado policial es univoco y no plantea interpretaciones difusas que pudiesen dar lugar a planteos divergentes en materia de política de seguridad.

Leer más...

Prensa
Suscríbase al News Letter
Destacados
 

Martín Borrelli todos los derechos reservados - Diseño web Webss Internet